Los lugares de encuentro de la bohemia original solían ser los cafés poco de moda, donde se reunían y se discutían las tendencias, las ideas, la política o cualquier área del pensamiento y la cultura. Según Murger, la bohemia "no es posible sino en París".
Tradicionalmente se ve al bohemio como un artista de apariencia despreocupada, poco cuidada, en contraposición a la fijación de gran parte de la sociedad por la ostentación estética y material, aspectos estos que el bohemio suele considerar superfluos y de menor o de muy poca relevancia. Asimismo, la ocupación de la bohemia tiende a decantarse hacia el mundo de las ideas, el conocimiento, la creación artística, el enriquecimiento intelectual, el interés por otras realidades o manifestaciones culturales.


Imagen: K. Kamil
2 Responses
  1. TORO SALVAJE Says:

    Quedan bohemios todavía?
    Puede que si pero si alguien me dijera que ya no tampoco me extrañaría.

    Saludos.


  2. lola moreno Says:

    ...quedamos, vivimos confundidos en un mundo funcional, disfrazados de panaderos,turistas, profesores,enfermeros...pero estamos ahi, y seguramente tu serias capaz de distinguirnos en una multitud.


Publicar un comentario en la entrada